Último post

 Mañana voy a escribir una historia bonita...Una historia de verdad

Esta semana pasada disfruté un montón en la presentación de la firma de joyería personalizada  Merci Maman en la preciosa floristería de Sally Hambleton.

Beatrice, diseñadora y alma mater de este precioso proyecto nos contaba que éste nació en la mesa de su cocina, hace ya 11 años, con la ilusión de celebrar la maternidad y crear regalos especiales y únicos para las madres.
En este tiempo, "cuatro hijos después", quienes han crecido al lado de esta super mami, Merci Maman puede presumir de ser una marca internacional que dio su gran salto cuando Kate, Duquesa de Cambridge, fue vista luciendo un collar que la firma había diseñado para celebrar el nacimiento del príncipe Jorge.

Hoy en día tienen estudios en Madrid y París donde trabajan en el proyecto más de 40 personas. Han recibido  numerosos premios, entre ellos el prestigioso Queens Award de la Reina II de Inglaterra y ahora aterrizan en Madrid con la ilusión de quedarse.
Una tarde deliciosa, en buena compañía, y muchas sonrisas bonitas, como las de Lorraine e Inés Gutiérrez, quienes apoyaron a Beatrice en la organización de la presentación. ¡Tod@s nos fuimos felices con un regalito que consistía en una preciosa pulsera grabada con el nombre elegido!


Conocí a Isabel en un evento y hubo química. Hay veces que te despides de alguien y sabes con certeza que vas a volver a coincidir,  y así fue, como siempre de la forma más peculiar. Como no creo en las casualidades, pues vamos a decir que de la forma más normal.
En esta segunda ocasión no la dejé escapar tan fácil y concreté con ella una cita para conocer un poco más su trabajo. 

Isabel tiene un centro maravilloso en el que se respira bienestar desde el momento que atraviesas la puerta. Entre todas las terapias elegí  “Belleza del alma” porque el nombre me encantó.

El objetivo de esta terapia mágica es reconectarte con tu máximo bienestar interno y externo. Con mucho arte Isabel consigue equilibrar cuerpo, mente y alma. La sensación de paz es embriagadora y llega un punto en el que sientes que te estás liberando de todo lo que te impide avanza para hacer realidad tus sueños.

Estuvimos en la sala dos o tres horas y el tiempo voló. La ejecución es un perfecto cócktel de terapias energéticas y alternativas. Empezó con un masaje en todo el cuerpo que me descontracturó y relajó a tope, no sólo físicamente, también emocional y energéticamente.  Las piedras calientes en la espalda fueron un placer infinito. Luego, a través de  Kinesiología preguntó a mi cuerpo que necesitaba a nivel interno, cuáles eran sus prioridades, tanto a nivel físico, químico y  emocional. Salí con dos sugerencias ayurvédicas para hormonas y aparato digestivo que me están sentando de maravilla. Finalizamos  equilibrando los chakras y centros energéticos y por último, un maravilloso masaje de reflexología facial para re-equilibrar el organismo, especialmente  el sistema nervioso, linfático y endocrino, con un efecto lifting increíble.
El último rato, un repaso a mi numerología y una tirada de tarot.

.. Otra dimensión. A día de hoy me siento despejada de mente, agradecida, alegre y con ganas de aventura.
¡Os lo recomiendo!




¡Ya tengo mi libroooo! Hace unos días fue mi cumple y Eva me lo regaló. Me ha hecho mucha ilusión. Allá por septiembre me invitó al estreno de una peli y después fuimos a tomar algo. Entre calada y sorbito de vino, me dijo que le iban a publicar su libro. Llevábamos unos meses sin vernos y me pareció increíble que ya lo hubiese terminado. Escribir un libro no es ninguna tontería. Me consta que requiere constancia, disciplina y rigor.
El título es la bomba, provocador, como su autora, y la portada… ¡qué me decís de esa portada tan juguetona!.
Querida Eva, me ha sorprendido y llegado al corazón que me hayas incluido en los agradecimientos. Estoy deseando empezar a leerlo pero no puedo esperar a compartirlo. Doy por hecho que su contenido es soberbio, sobre todo después de haberte visto en acción en Fitur dirigiendo tu fantástico taller de Design Thinking.
Gracias por regalarme tu amistad y por inspirarme. ¡Prometo innovarme!.
Un beso fuerte, Beatriz
          Blanca, como nos sugiere su nombre es redonda y tiene mucha luz. Redonda porque cierra el círculo. Es una persona apasionada con la vida, con sus amigos, su familia y su trabajo.  Se entrega sin dejar aperturas. Y siempre con esa sonrisa, abierta, ¡esa sí que es abierta!, que siempre contagia alegría y ganas de vivir.
Como podéis imaginar, trabajando con el alma y las manos, todo eso se refleja en sus piezas. Cada una tiene “un punto”, da igual que sea un cinturón de ágata con una filigrana de plata que evoca el interior de una cueva, un colgante de esmalte, o unos pendientes con motivos marinos, turquesas y coral. Cada pieza es única. Los materiales nobles. Ese es uno de los valores de la artesanía. Cada trabajo es un estado de ánimo, un sueño, un recuerdo, un deseo, es algo valioso que ella entrega y comparte de forma generosa.
Os animo a visitar su Facebook, pero también a conocerla personalmente.
Este finde estará en el Colegio de Arquitectos de Madrid, calle hortaleza 63 y el próximo día 15 en la Estación de Atocha. ¡No os la perdáis!, ni a Ella ni a su obra J

 https://www.facebook.com/BlancaBelts.Y/
No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.
El día que que entendí que lo que vivo es lo que me voy a llevar, empecé a vivir lo que me quiero llevar




Os voy a contar algo que me pasó ayer y de lo que he aprendido mucho. A mi hijo Alejandro le dio por hacer un test de inteligencia, a sus quince años supongo que toca ponerse a prueba  y ver dónde están los límites. Una vez finalizado vino corriendo a buscarme, no para contarme su resultado sino para pedirme que lo hiciera yo.  Muy considerado: mamá tú tómate tu tiempo, si dudas, pues pasas a la otra pregunta y luego puedes volver… Ahí me dejó. Lo terminé. Alejandro que estaba que no me quitaba ojo se acercó corriendo para calcular mi coeficiente intelectual. Sorprendido con mi resultado me dice, “pues yo he sacado, no sé cuánto más”, “…. Pero a ver mamá, dime cómo has  llegado en estos dos ejercicios a este resultado”, me preguntó con curiosidad. Me pongo a explicárselo contenta de que se sintiese orgulloso de mi pero por otro lado sin entender para qué quería saberlo si él había hecho lo mismo, cuando  levanto la cabeza y veo que me mira como las  vacas al tren. Sorprendida le pregunto, ¿qué te resulta raro, cómo lo has hecho tú cariño?. Su explicación fue para mí tan surrealista  como retorcida. Vamos, que no puedo ni recordarla.
Ahí me quedé, pensativa, imaginando que cada mente es un mundo y que su lógica no tiene nada que ver con la mía.
Esta mañana mientras desayunaba, comentaban en las noticias  la propuesta de un partido político para modificar el IVA y estaban haciendo un ejercicio con un ama de casa por la calle para ver si en su compra se ahorraba dinero o no. En la pantalla aparecía la lista de los alimentos que había comprado la señora  y varios porcentajes de IVA distintos, los que tenemos ahora y lo mismo con la propuesta de cambio. Al mirar la imagen, y sin hacer números, yo sabía cuál era más económica. En ese momento me he dado cuenta de que para mí las Matemáticas son un dibujo. Se me dan fatal y las resuelvo si las interpreto.
Recordé la  lógica de Alejandro y caí en la cuenta de que la suya sí es matemática. Al final los dos llegamos al mismo resultado, pero de forma distinta.
Esta anécdota me ha hecho pensar que la mente es maravillosa, que cada uno interpretamos la información con las herramientas que hemos desarrollado y que a pesar de ello podemos llegar a conseguir el mismo objetivo de distinta forma. Ese hecho me inunda con una sensación de libertad que me resulta muy reconfortante y considero que en el colegio estaría genial que se fijasen en este tipo de detalles, porque recibirían información valiosa sobre las habilidades de cada alumno y podrían ayudarles a sacar el mejor partido posible.

Hoy me he venido a arriba, y aunque siempre digo que soy de Letras 100%, hoy he perdido un poco el miedo a las Mates gracias a mi hijo.