La actitud

By | 16:10 1 comment

¿Por qué ante las mismas situaciones reaccionamos de distinta manera? Dicen que es porque cada uno tiene el carácter que tiene. Yo creo que no, que es por la actitud. ¿Y qué es la actitud? En mi opinión, es la forma en que nos enfrentamos a las cosas, bueno, a los problemas, porque disfrutando de un buen rato, o cuando te dan una alegría  o eres raro o es muy raro tener mala actitud.

La buena noticia es que con actitud no se nace. Desde mi punto de vista depende de la educación en valores que recibimos de nuestros padres y del cole (lo cual es una lotería) y por supuesto de cómo nos “trabajemos”  nosotros.

¿Para qué sirve? Porque si hay que tenerla, se tiene, pero ¿qué nos reporta?....¡TODO! Si la tienes lo tienes todo. Ante una situación difícil como que te echen del trabajo, que se muera alguien querido, que te pongan los cuernos, que vayas a coger el coche y te lo han rayado… en todos esos momentos, salvando la distinta gravedad de los ejemplos, el sufrimiento, la amargura, la tristeza, la angustia, el rencor… todo depende de cómo gestionemos nuestras emociones.

Mi padre dice que ante un problema hay que pelear y lucharlo todo, pero hay un punto en que la evolución de los acontecimientos no depende de nosotros. Ya nos podemos poner como nos pongamos que va a pasar lo que tenga que pasar. En ese punto, relájate y prepárate para abordar lo que venga… con la mejor actitud. Con serenidad, sin perder la amabilidad, con una sonrisa para aquellos que se acercan a ayudar.

Al hilo de esta reflexión, os tengo que contar que hace unos días mi hijo me pidió que le hablase de mi madre para un trabajo del cole. La vida de mi madre, por lo menos como yo la recuerdo, es una vida sin sobresaltos hasta que se nos fue de un cáncer antes de cumplir los sesenta. Entusiasmada con su interés, le conté con detalle su vida, casi agradecida de que la quisieran comprar según nació, para ponerle un punto de aventura al relato. Termino y le pregunto, ¿pero de qué va el trabajo?.  “Me han pedido que contase la vida de alguien que para mí sea un héroe o una heroína”. Yo le miro perpleja, porque Alejandro tenía cinco años cuando murió su abuela, y sin mirarme,  según escribía, comienza  a leer en alto… “Mi abuela es mi heroína porque era una mujer valiente. Cuando estaba enferma no dejó de sonreír y venía a vernos, me enseñó a jugar al tute, me traía jamón y nos cuidaba….”.


Ya tenía en mente escribir este post sobre la actitud, pero esta anécdota, que llega como muchas cosas en la vida, como traída mágicamente, me motivó más todavía. La abuela Cristina se convirtió en heroína de Alejandro por su actitud ante la enfermedad. Lo que trae una nueva variable a mi reflexión: tener buena actitud además, tiene premio.

1 comentario: Leave Your Comments

  1. La actitud depende de nosotros y hace que se transforme la circunstancia pues..." no es importante lo que pasa sino como te tomas lo que te pasa:::" Enhorabuena por la relexión...y por tu actitud...

    ResponderEliminar